By Arturo Pérez-Reverte

El oro del rey is the fourth installment within the sequence Las aventuras del Capit?n Alatriste, the main largely learn novel sequence within the nineties. during this e-book, P?rez-Reverte's hottest hero returns from Flanders and undertakes a deadly project in Seville, the main interesting 17th century urban. His is charged with recruiting a motley staff of courageous swordsmen for a dicy activity concerning the contraband gold that the Spanish galleons convey from the Indies.

Show description

Read or Download El oro del rey (Las Aventuras del Capitan Alatriste, 4) PDF

Best literatura y ficcion books

Contra el viento del norte

Leo Leike gets a message from an unknown lady named Emmi. although it used to be despatched to him via mistake, Leo, an informed and courteous guy, solutions. Attracted through his reaction, she writes to him back, and as soon as their discussion starts, it is just a questio

Los Conflictos del Siglo XX: La Segunda Guerra Mundial

En esta serie, conformada por seis t#237;tulos, el lector encontrar#225; los hechos hist#243;ricos m#225;s significativos del mundo contempor#225;neo desde l. a. Primera Guerra Mundial hasta nuestros d#237;as. Es esta una obra deconsulta, especialmente dise#241;ada para todos aquellos que no s#243;lo deseen conocer en detalle el desarrollo cronol#243;gico y armamentista decada uno delos conflictos, sino tambi#n, y quiz#225;s lo que es m#225;s importante a#250;n, entender las causas de estos enfrentamientos entre los distintos pueblos y Estados ysus repercusiones enla geopol#237;tica real.

Grán Sertón: Veredas

All our books are fresh. We send around the globe

Extra info for El oro del rey (Las Aventuras del Capitan Alatriste, 4)

Sample text

La figura sombría de Malatesta se perfilaba en mi imaginación como un oscuro presagio. Frente a él, yo no tenía ninguna posibilidad. Eso, además, en el improbable caso de que el italiano, o quien fuese, acudiera a la cita solo. Sentí deseos de llorar de rabia y de impotencia. Yo era vascongado e hidalgo, hijo del soldado Lope Balboa, muerto por su Rey y por la verdadera religión en Flandes. Mi honra y la vida del hombre al que más respetaba en el mundo estaban en el alero. También lo estaba mi propia vida; pero a tales alturas de la existencia, educado desde los doce años en el áspero mundo de la germanía y de la guerra, yo había puesto demasiadas veces mi existencia al albur de una tabla, y poseía el fatalismo de quien respira sabiendo lo fácil que es dejar de hacerlo.

Olmedilla señaló con un dedo manchado de tinta la orden de pago. –Eso lo decide vuestra merced. Según el genovés, el Niklaasbergen lleva veintitantos marineros, capitán y piloto... Todos flamencos y holandeses, excepto el piloto. Puede que en Sanlúcar suban algunos españoles con la carga. Y sólo disponemos de una noche. Alatriste hizo un cálculo rápido. –Doce, o quince. Los que puedo conseguir con este oro harán de sobras el avío. Olmedilla movió la mano, evasivo, dando a entender que el avío de Alatriste no era asunto suyo.

La luna daba a los tejados una apariencia irreal, y la ropa tendida en las terrazas pendía inmóvil como blancos sudarios. Naturalmente, pensaba en Angélica. No oí al capitán Alatriste hasta que estuvo a mi lado. Iba en camisa, descalzo como yo. Se quedó también mirando la noche sin decir nada, y observé de soslayo su nariz aquilina, los ojos claros absortos en la extraña luz de afuera, el frondoso mostacho que acentuaba su perfil formidable de soldado. –Ella es fiel a los suyos –dijo al fin. Ese ella en su boca me hizo estremecer.

Download PDF sample

Rated 4.67 of 5 – based on 47 votes