By Boris Vian

En estos cuentos, escritos entre 1945 y 1952, l. a. desbordante imaginación del ya mítico escritor Boris Vian parece no imponerse límites : desde el lobo-hombre que, «se estrena» en un hotelucho de Montmartre hasta l. a. bailarina del Bronx, que sólo se excita atropellando a perros y personas con un taxi, todo es posibl

Show description

Read Online or Download El Lobo-Hombre (Fabula) (Spanish Edition) PDF

Best literatura y ficcion books

Contra el viento del norte

Leo Leike gets a message from an unknown girl named Emmi. although it was once despatched to him through mistake, Leo, an informed and courteous guy, solutions. Attracted via his reaction, she writes to him back, and as soon as their discussion starts off, it is just a questio

Los Conflictos del Siglo XX: La Segunda Guerra Mundial

En esta serie, conformada por seis t#237;tulos, el lector encontrar#225; los hechos hist#243;ricos m#225;s significativos del mundo contempor#225;neo desde l. a. Primera Guerra Mundial hasta nuestros d#237;as. Es esta una obra deconsulta, especialmente dise#241;ada para todos aquellos que no s#243;lo deseen conocer en detalle el desarrollo cronol#243;gico y armamentista decada uno delos conflictos, sino tambi#n, y quiz#225;s lo que es m#225;s importante a#250;n, entender las causas de estos enfrentamientos entre los distintos pueblos y Estados ysus repercusiones enla geopol#237;tica real.

Grán Sertón: Veredas

All our books are fresh. We send around the world

Additional info for El Lobo-Hombre (Fabula) (Spanish Edition)

Example text

Y si el cimbanillo de la torre fue lo último en desaparecer, el irresistible empuje de la creciente y opaca marea acabó a fin de cuentas por sumergirlo del todo. 2 Orvert Latuile despertó el trece de agosto después de una dormida de trescientas horas. Como saliese de una cogorza de las buenas, en un primer momento temió haberse quedado ciego. Con ello no habría hecho más que rendir homenaje a los innumerables alcoholes que se le habían servido. Tal vez fuese simplemente de noche, pero, en cualquier caso, de una manera distinta.

Así pues —comenzó Annie—, ahora sólo se trata de ir a ver a Pistoletti... —¿Y cuál es tu opinión sobre Duhamel? —preguntó el camarero. —¿De verdad cree que funcionará? —se interesó el Mayor. —A Duhamel se le alaba en exceso —contestó el Bisonnot. —Seguro que sí respondió Annie—. Con la carta de recomendación del periódico... —En ese caso, iré mañana mismo —dijo el Mayor. —Te voy a pasar un manuscrito mío para que me digas lo que te parece —dijo el camarero—. La acción discurre en la superficie de una cara velluda.

Pero que conste que el otro me había dicho que, con este papel, el asunto marcharía sobre ruedas. —Vamos, vamos de una vez, en cualquier caso —le animó el Bison. Seguido por sus dos acólitos, Pistoletti llegó hasta el extremo del pasillo, y volvió a pasar otra vez por delante de las narices del primero de la cola. El Mayor y su amigo tomaron asiento en un banco circular que abrazaba la basa de una de las columnas que sostenían la bóveda. Multiplicaron cuatro y medio por cuatro y medio hasta mil veces para 39 ayudarse a pasar el rato.

Download PDF sample

Rated 4.80 of 5 – based on 9 votes