By Anne-Marie Pelletier; Nicolás Darrícal (tr.)

Show description

Read or Download El Cantar de los Cantares PDF

Best literatura y ficcion books

Contra el viento del norte

Leo Leike gets a message from an unknown girl named Emmi. although it used to be despatched to him via mistake, Leo, an informed and courteous guy, solutions. Attracted by way of his reaction, she writes to him back, and as soon as their discussion starts, it is just a questio

Los Conflictos del Siglo XX: La Segunda Guerra Mundial

En esta serie, conformada por seis t#237;tulos, el lector encontrar#225; los hechos hist#243;ricos m#225;s significativos del mundo contempor#225;neo desde los angeles Primera Guerra Mundial hasta nuestros d#237;as. Es esta una obra deconsulta, especialmente dise#241;ada para todos aquellos que no s#243;lo deseen conocer en detalle el desarrollo cronol#243;gico y armamentista decada uno delos conflictos, sino tambi#n, y quiz#225;s lo que es m#225;s importante a#250;n, entender las causas de estos enfrentamientos entre los distintos pueblos y Estados ysus repercusiones enla geopol#237;tica genuine.

Grán Sertón: Veredas

All our books are fresh. We send around the world

Additional resources for El Cantar de los Cantares

Example text

79,1: Obras, BAC, Madrid 1947, 1239). Así pues, la medida de la inteligencia depende de la medida del amor. Santa Teresa de Jesús lo repite, cuando comenta el texto cuatro siglos más tarde: el Cantar traza una línea, en sus lectores, entre los que no encuentran más que pretextos para reír y los que, por vivirlo, reconocen «lo que pasa entre Dios y el alma». Cuando la vida cristiana es intimidad amorosa del hombre con Dios A partir de entonces, el Cantar se convertiría cada vez más en el canto por excelencia de la intimidad amorosa con Dios.

No blanqueada con artificio, como si fueras pintada, como se blanquean las mujeres que quieren aparecer lo que no son; no blanqueada como se blanquean las paredes, puesto que, como dice el apóstol, "la pared blanqueada, la hipocresía y el fingimiento serán destruidos" (Hch 23,5). La pared blanqueada es por fuera espléndido estuco, por dentro vil barro. Luego no fue ella blanqueada de esa manera, sino blanqueada por la luz que la cubre, porque no fue por sí misma blanca (. ). Pero se acercó la gracia iluminando y enluciendo.

Hay numerosos comentarios que se recrean en esta idea siguiendo a Orígenes. Así, entre otros, Gregario de Nisa: «No os extrañéis de que, a pesar de estar negra por mi pecado y emparentada con las tinieblas por mis obras, me haya amado mi esposo. Porque me ha hecho bella con su amor cambiando su belleza por mi deformidad, trasladando a él mismo la suciedad de mis pecados; me ha comunicado su propia pureza, haciéndome participar de su propia hermosura». En esta misma línea, añade Gregario para exhortar a sus oyentes: «Aunque seáis tiendas de Kedar por el hecho de que habita en vosotros el príncipe del poder de las tinieblas -ya que la palabra Kedar significa oscuridad-, os convertiréis en tiendas de Salomón, es decir, seréis un templo del rey, porque habrá hecho en vosotros su morada el rey Salomón».

Download PDF sample

Rated 4.93 of 5 – based on 41 votes